Usamos cookies para darte la mejor experiencia y personalización de usuario en nuestro sitio y en sitios de terceros. Al seguir navegando en nuestro sitio web, autorizas nuestro uso de cookies. Para obtener más información, consulta nuestra Política de cookies
aceite de coco

Aceite de coco

Por: - 18 agosto, 2020
Compartir


El aceite de coco es un producto natural que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Diversos estudios alrededor de esta sustancia han dado resultados prometedores para tratar diversas afecciones y como complemento para ayudar en la mejora de la salud.

Si quieres conocer más acerca de este benévolo producto, sigue leyendo con mucha atención.

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco proviene del fruto de la palma de coco. Se usa para hacer algunos productos que se conocen como aceite de coco virgen. A diferencia del aceite de oliva, no existe un estándar industrial para el significado de “virgen” en este tipo de aceite. El término puede significar que el aceite no está procesado, que no se ha blanqueado, desodorizado, ni refinado.

Algunos productos de aceite de coco afirman ser aceite “prensado en frío”. Esto generalmente significa que se utiliza un método mecánico para extraer el aceite, pero sin el uso de ninguna fuente de calor exterior. La alta presión necesaria para expulsar el aceite genera algo de calor de forma natural, pero la temperatura se controla para que no supere los 50ºC.

El aceite de coco contiene un cierto tipo de grasa conocida como “triglicéridos de cadena media”. Algunas de estas grasas funcionan de manera diferente a otros tipos de grasas saturadas en el cuerpo.

¿Cómo se usa?

El aceite de coco tiene un punto de fusión de 25ºC. Si el aceite se licua en un día muy caluroso, será necesario que lo  revuelvas bien antes de usarlo. Algunas formas en que puedes usarlo son:

  • Cuando sustituyas mantequilla o manteca vegetal, usa un 25% menos de aceite de coco que la cantidad de mantequilla indicada en la receta, debido a su mayor porcentaje de sólidos grasos. Usa aceite de coco refinado si no deseas que tu platillo tenga sabor a coco.
  • Puedes sofreír verduras con una cucharada de aceite de coco virgen para variar un poco el sabor.
  • Agrega una cucharada de aceite de coco virgen a las salsas y al curry para realzar el sabor.

Beneficios del aceite de coco

aceite de coco virgen

Varios estudios le atribuyen al aceite de coco numerosos beneficios para nuestro organismo y como producto natural para el cuidado y belleza. A continuación, te enlistamos 10 de estas propiedades positivas:

  1. Protege la piel de los rayos UV. El aceite de coco puede ayudar a proteger la piel de los rayos ultravioleta, que aumentan el riesgo de cáncer de piel y provocan arrugas y manchas marrones. Sin embargo, ten en cuenta que no brinda la misma protección que un protector solar convencional, el cual bloquea aproximadamente el 90% de los rayos UV.
  2. Acelera el metabolismo. El aceite de coco contiene triglicéridos de cadena media ( MCT ), los cuales se absorben rápidamente y pueden aumentar la cantidad de calorías que se queman. Un estudio encontró que de 15 a 30 gramos de MCT aumentan la cantidad de calorías quemadas en un promedio de 120 durante un período de 24 horas.
  3. Cocina de forma segura a altas temperaturas. El aceite de coco tiene un contenido alrededor del 87% grasas saturadas. Esta característica lo convierte en una de las mejores grasas para cocinar a altas temperaturas, incluida la fritura. Las grasas saturadas conservan su estructura cuando se calientan a altas temperaturas, a diferencia de los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en los aceites vegetales los cuales se convierten en compuestos tóxicos.
  4. Ayuda a mejorar tu salud dental. El aceite de coco puede ser un arma poderosa contra las bacterias, incluido el Streptococcus mutans, la bacteria en la boca que causa placa dental, caries y enfermedades de las encías.
  5. Ayuda a aliviar la irritación de la piel y el eccema. El aceite de coco ayuda a calmar los síntomas de la dermatitis y otros trastornos. En un estudio en niños con eccema, el 47% de los tratados con aceite de coco notaron mejoras importantes. 
  6. Puede ayudar a mejorar la función cerebral. El hígado descompone los MCT del aceite de coco y los convierte en cetonas, que pueden actuar como una fuente de energía alternativa para el cerebro. Varios estudios han encontrado que los MCT tienen beneficios impresionantes para los trastornos cerebrales, como la epilepsia y el Alzheimer.
  7. Hidrata tu piel. El aceite de coco es un humectante maravilloso para piernas, brazos y codos. También puedes usarlo en el rostro, aunque esto no se recomienda para personas con piel muy grasa. También puede ayudar a reparar los talones agrietados, simplemente aplica una capa fina a la hora de acostarte, ponte calcetines y repite todas las noches hasta que tus talones estén suaves.
  8. Aumenta el colesterol HDL “bueno”. Se ha demostrado que el aceite de coco eleva los niveles de colesterol HDL “bueno” en la mayoría de las personas. Un estudio en mujeres con obesidad abdominal encontró que el HDL aumentó en el grupo que consumió aceite de coco, mientras que disminuyó en aquellas que consumieron aceite de soja.
  9. Protege tu cabello. El aceite de coco puede ayudar a mantener tu cabello saludable. Un estudio comparó los efectos del aceite de coco, el aceite mineral y el aceite de girasol en el cabello. Solo el aceite de coco redujo significativamente la pérdida de proteínas del cabello cuando se aplica antes o después del champú. Este resultado ocurre tanto con cabello dañado como con cabello sano.
  10. Ayuda a curar heridas en la piel. Un estudio encontró que las heridas tratadas con aceite de coco tenían una reducción en los marcadores inflamatorios y una mayor producción de colágeno, un componente importante de la piel. Como resultado, las heridas sanaron mucho más rápido. Para acelerar la curación de cortes o raspaduras menores, aplica un poco de aceite de coco directamente sobre la herida y cúbrela con una venda.

Cómo ves, el aceite de coco es un producto natural con muchísimos beneficios y que, además, es cada vez más fácil de conseguir. Aprovéchalo al máximo y siempre recuerda consultar a un especialista antes de incorporar cualquier alimento a tu dieta o sustancia a un tratamiento.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *