Usamos cookies para darte la mejor experiencia y personalización de usuario en nuestro sitio y en sitios de terceros. Al seguir navegando en nuestro sitio web, autorizas nuestro uso de cookies. Para obtener más información, consulta nuestra Política de cookies
estrés

Estrés

Por: - 1 julio, 2020
Compartir


Así como la ansiedad y la depresión pueden llegar a perjudicar nuestra salud y entorno social, el estrés físico o emocional también puede llegar a afectarnos; conoce más sobre él.

Qué es el estrés

causas de estrés

El estrés es un mecanismo que se presenta cuando una persona se enfrenta a situaciones que, de forma consciente o inconsciente, siente que supera sus habilidades o recursos para enfrentarlas.

Durante su presencia, los músculos del cuerpo se tensionan y el pulso aumenta, manifestando un estado de alerta intenso.

En periodos cortos, funciona como un mecanismo de protección para el cuerpo, es decir, estas reacciones pueden ayudar a manejar y superar distintas situaciones, permitiendo que el individuo se adapte a las exigencias y necesidades del momento.

Por ejemplo, el pensamiento se agiliza, se emplea una conducta más enérgica, se mejora la eficacia y se logra superar el obstáculo con éxito. De esta forma se puede favorecer la autoestima al vencer los retos y alcanzar las metas fijadas.

Sin embargo, cuando el estrés es demasiado el pensamiento y sistema de reacción puede llegar a bloquearse.

Los síntomas del estrés pueden ser tanto físicos como psicológicos y emocionales, entre los más frecuentes se encuentran:

  • Falta de concentración.
  • Cambios de la conducta.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Mala memoria.
  • Pérdida de energía o cansancio constante.
  • Insomnio.
  • Dolor de cabeza.
  • Tensión muscular en el cuello y la mandíbula y el cuello entre otros.
  • Problemas cardiovasculares y musculoesqueléticas.
  • Aumento o disminución de peso.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento. 
  • Problemas a nivel sexual.
  • Desgaste a nivel celular y envejecimiento.

¿Por qué se presenta?

estrés

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), hay tres tipos de estrés:

  • Estrés agudo: Breve periodo de tiempo y normalmente desaparece con rapidez.
  • Estrés crónico: Tiempo prolongado, puede ir desde semanas hasta meses. Aparecer cuando las personas no ven una salida a una situación compleja. 
  • Estrés postraumático: Se presenta cuando se ha tenido que afrontar una situación traumática o riesgosa. Es un miedo intenso que actúa como mecanismo de defensa frente a las amenazas y peligro. 

Las razones por las que se manifiesta pueden ser muchas y dependen de cada individuo, momentos como la pérdida de un ser querido, el trabajo, las tareas del hogar y las labores escolares pueden ser razones suficientes, y válidas, para sentirlo.

En estos momentos, es necesario detenerse un segundo para analizar la situación y poder buscar una solución.

Si bien depende de las circunstancias que causan el episodio de estrés, el tipo del que se trata, es muy importante que si la persona que lo siente lo considera necesario, se  solicite ayuda.

Reconocer las situaciones que lo desencadenan y enfrentar que los sentimientos nos superan es indispensable para poder encontrar una solución oportuna. 

Consejos para combatirlo 

Existen diferentes prácticas que nos ayudan a aliviar la tensión que sentimos, entre ellas podemos encontrar:

  • Meditación como mindfulness.
  • Prácticas de yoga o pilates.
  • Salir a correr o hacer ejercicio de forma regular.
  • Poner límites, si se origina por el exceso de tareas en el trabajo o en el ámbito familiar.
  • Acudir con un terapeuta o especialista médico.

Recuerda que lo más importante siempre será tu bienestar, si sientes que no puedes manejar de la mejor manera algunas situaciones de estrés platicalo con alguien, conocer otras opiniones puede ayudarte a aceptar las circunstancias y a aclarar tu perspectiva.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *